Manejo del cambio

Seamos líderes de nuestra propia vida

Ser líder implica antes que dirigir a otros, dirigirse a sí mismo. No podemos trazar el rumbo de un equipo si no tenemos control sobre nuestra vida.

Autogestionarse no es tarea fácil, significa enfrentarse a la propia realidad con todos sus matices. Seguramente tendremos grandes fortalezas, pero también enormes carencias. ¿Quién puede decir que es perfecto, que ya no tiene nada que mejorar? Considero que la capacidad para crecer es eterna; nunca dejamos de aprender. Sin embargo, pocas personas se miran al espejo, su vida corre tan rápido, las urgencias se vuelven hábitos y lo importante deja de ser importante; ocupando el último lugar nuestra esencia.

Me decidí a escribir este artículo, porque en mi trabajo como coach escucho incesantemente la siguiente demanda: desarrollo de liderazgo. Cuando me dicen esto siempre me pregunto si están conscientes de todo lo que implica semejante título. Para algunos será algo natural, pero para otros será un inmenso reto. Acaso ¿todos tenemos habilidades que requiere un líder? ¿Estamos preparados para hacernos cargo de tantas mentes, habilidades, realidades y vidas?

Siempre he pensado que el exterior refleja nuestro yo interno: los equipos sin orden, son reflejo de un desorden interno, aquel que no fija metas, no conoce las propias. Las disfunciones en un equipo obedecen a las propias disfunciones o carencias del líder.

El líder antes que ser líder, es un ser humano, con miedos, errores, carencias. ¿Quién se pregunta cómo se sienten? ¿Qué les hace falta para ser felices y hacer felices a otros? Todo son resultados, trabajo, responsabilidad. ¿En dónde queda el crecimiento como personas?

Una persona plena puede hacerse cargo de su vida e intentar guiar a otros. Un padre enfermo, irritado, frustrado, nunca será un buen ejemplo.  Un líder tiene muchos “hijos” a su cargo. Debe de poner límites, pero también debe darles libertad para que aprendan, debe respetar y escuchar, si quiere ser respetado y escuchado. Por esta razón, considero que no sólo nos debemos enfocar en las empresas en desarrollar las habilidades conocidas como “hard” sino en esas “sutilezas” que son el tesoro y esencia humana: las llamadas habilidades “soft” o “blandas”.

Considero que las empresas crecerían y tendrían mayor rendimiento si estuvieran enfocadas al bienestar de sus empleados, teniendo un puesto u otro o título que ostenten, y eso únicamente lo podemos lograr con trabajo dirigido al interior en cada persona, al propio conocimiento y aprender a cuestionarse.

Los invito a trabajar en el desarrollo de empatía, inteligencia emocional, control sobre impulsos y emociones. No olvidemos nuestra esencia, trabajemos en nuestro interior, no olvidemos lo importante, aquello que no se obtiene en un trabajo.

Si estamos bien, si cuidamos nuestra salud, equilibramos nuestra vida, el estrés no será un hábito y será solo un impulsor momentáneo.

¡Seamos líderes de nuestras vidas, aprendamos a amarnos y a respetarnos, eso nos hará mejores guías y líderes más sabios y completos!
Si deseas apoyar a tus líderes a mejorar su comunicación, inteligencia emocional, toma de decisiones, manejo del estrés, manejo del cambio, manejo de conflictos… Contáctanos. En ConsultandoHDS te ayudamos a identificar los mejores assessments para alcanzar los mejores resultados.

Autor Consultando HDS - mayo 25, 2022

Descripción: Vivamus porttitor arcu ut magna interdum convallis. Praesent feugiat quam sed ante pretium sollicitudin. Mauris a consequat sem. Sed et lobortis nibh. Morbi a velit viverra